La cena.

Extracto del cuadro "Las hijas de Edward Darley Boit"
John Singer Sargent 



     La cena en aquel refinado restaurante, estaba siendo deliciosa.
El servicio ofrecía un trato exquisito.
Un cuarteto de cuerda liberaba suaves notas musicales, que flotaban en el ambiente. Su sonido solo era distorsionado por el ligero tintineo de las copas y el leve murmullo de los comensales.
Todo era perfecto, hasta que un breve fogonazo me cegó durante un par de segundos.

Fue entonces cuando pude ver a una  preciosa niña, sentada en el suelo, abrazando a una muñeca.
No pude evitar levantarme para ir a su encuentro.
Cuando llegué hasta ella, sin dejar de mirarme fijamente, la niña se levantó y me cogió de la mano.
 
     –Ven.–me dijo, sonriendo.

Entonces me di la vuelta. Pude ver el revuelo que se había formado alrededor de mi mesa. Un señor que decía ser médico, estaba arrodillado delante de mi cuerpo, masajeándome el pecho. En ese momento lo comprendí todo.

     –¿Pero tú no eras un esqueleto que usaba guadaña?– le pregunté a la niña.

Ella me miró y, luciendo una dulce sonrisa, se encogió de hombros.


44 comentarios:

  1. Pedro, me descubro ante ti: magistral es el relato que has escrito.
    Recibe mi más sincera ENHORABUENA, por hecernos partícipes de tan excelso texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Creo que da más miedo la imagen dulce de la muerte.

    Estupendo relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre he sabido que la muerte tiene cara de niña. No puede ser de otra manera. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  4. Antorelo, muchísimas gracias.
    Quería ponerle a la muerte un rostro más agradable del acostumbrado.

    Estoy muy agradecido por tus elogios.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Negrevernis.
    Ciertamente, una imagen agresiva y tétrica muestra su maldad, pero a un rostro dulce y angelical no se le ve venir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Medina, quizás tengas razón.
    Yo, por si acaso, espero tardar muuuuucho tiempo en verle la cara a esa señora. :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha hecho pensar al demonio viste de azul...

    ResponderEliminar
  8. Qué muerte tan dulce, monsieur.
    No parece tan terrible si es una niñita la que nos conduce de su mano. Así es más fácil irse, sin miedo y sin pena.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Quizá pueda ser así el rostro de una muerte dulce y rápida.

    Como tú, espero que venga a visitarme más tarde que pronto. Es una cita que no me importa posponer.

    Estupendo relato Pedro.

    ResponderEliminar
  10. Simplemente espectacular, me quedo sin palabras...
    Has convertido a la dama de negro en una niña¡¡¡¡
    Esto si que no lo esperaba...
    De todas formas dicen que la muerte tiene mil caras, mejor que sea la de una niña...
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola, Óscar.

    Creo recordar que El demonio vestido de azul es una película de cine negro, aunque creo que está basada en un libro. En cualquier caso, no conozco ni la película ni el libro.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, Madame. Seguro que así, el viaje resulta más agradable.

    Buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Ciribulle.;)

    La verdad es que, ya que no podemos eludir esa cita, lo mejor es retrasarla lo más posible.

    Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Flores.

    Ciertamente, dicen que la muerte tiene mil caras, aunque nadie que la haya visto, ha podido regresar para contarlo.

    Puestos a imaginar a una compañera de viaje, prefiero que sea una dulce niña.

    Muchas gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Esta vez, especialmente, me has dejado fuera de juego. No me esperaba, en absoluto, el desenlace.

    Veo una progresión más que interesante en tus relatos, casi tanto como tu progresión ..... al comprarte la cámara nueva ;-)

    A ver si me enseñas esa cámara que es capaz de convertir el agua en una niebla chulísima.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola, Mo!.

    Muchas gracias, hombre.
    En cuanto a lo de la cámara, cuando quieras echamos un ratillo.
    Lo del agua se llama efecto seda.
    Se trata de darle un tiempo de exposición largo, es decir, que la cámara esté abierta más tiempo del normal, para que el agua salga "movida". Así, parece que el agua es una especie de velo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me fascinó, Perikiyo. Me esperaba algo, pero también me desbordó la sorpresa.

    ResponderEliminar
  18. ¡Uff, qué intenso!, hasta me provocó escalofríos.

    ResponderEliminar
  19. Que bien tomado el pulso al momento previo de la muerte. El infarto y el momento del túnel visto desde tu perspectiva. "Se te ha perdonado la vida" vuelve...
    Solo que la muerte sonríe y deja atrás esa imágen tétrica a la que la literatura nos tiene acostumbrados.
    Como siempre tus relatos dejan buen sabor.
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  20. Magnifico relato, ojalá tardemos muchos años en conocer a tan encantadora niña.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  21. Sublime. Como siempre
    Un abrazo habibi

    ResponderEliminar
  22. Increile final.Esa si que es una muerte dulce...y que tarde en llegar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. De la mano de los niños cualquier cosa es mucho mejor, pero reconozco que he sentido un escalofrío con este final inesperado

    besos.

    ResponderEliminar
  24. Impresionante. Me has dejado... sin palabras.

    Muchas gracias por tus relatos. Es un gustazo pasar por aquí.

    Un beso grande.

    Lourdes.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Francisco.
    Es lógica, la sorpresa. Quién puede pensar algo malo de una dulce niña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Gracielawer.
    No me extraña que hayas sufrido escalofríos. Al fin y al cabo, quién iba a esperar que la muerte estuviera encarnada en esta dulce niña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Katy.

    Me alegro de haberte dejado buen sabor.

    Muchas gracias. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  28. Hola, Fabia.

    Me uno a tu deseo.

    Gracias por tu visita, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Habii.

    No sabes cuánto me alegro de verte por aquí.

    Muchas gracias, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola, Laura M.
    Es cierto. Por muy dulce que pueda ser la muerte, que tarde muchísimo en llegar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Hola, Ceferina.

    No eres la única que ha sentido un escalofrío. También le ha pasado lo mismo a Gracielawer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. ¡Lourdes!
    Lo que es un gustazo es recibir visitas como la tuya.

    Muchísimas gracias, guapa.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  33. Estupendo. también la llaman la negra dama, o un señor serio que juega bien al ajedrez...quien sabe :)

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  34. Hola, Explorador.
    Creo que hay tantas encarnaciones de la muerte, como personas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Me encantó, y la imagen dulce de la muerte es perfecta. Los estereotipos no me gustan.

    Me alegro de leerte otra vez :D

    ResponderEliminar
  36. Delicioso relato, Perikiyo. Inesperado final. Y breve, como un microrelato exquisito. Me ha encantado.Un beso

    ResponderEliminar
  37. Hola y buenas noches..

    Bello fin de semana sin lluvia y con el color de la primavera flotando en el aire..

    Buen fin de semana y dulces sueños

    ResponderEliminar
  38. Hola, Pedro, he pasado por aquí parq ver si se me había pasado alguna entrada, pero veo que no.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Muy bueno! Me ha gustado mucho. Este es uno de esos micros que acabarán siendo modelo para mí :)

    Un abrazo y sigue así

    ResponderEliminar
  40. Pasé a saludarte y dejarte un beso.
    ¿Estás bien?
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  41. Para quitarse el sombrero, me ha encantado y un toque hasta dulce de la muerte.
    Aunque estes ausente por las obras tienes un nuevo seguidor

    http://dalecalor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  42. Vaya, acabo de descubrir el blog y la primera entrada anuncia un breve tiempo sin publicar... : (

    He leído el relato ''La Cena'' y he de decir que me ha dado una breve y grata sorpresa. De modo que visitaré el sitio de nuevo. Enhorabuena y gracias por compartir tus escritos.

    ResponderEliminar
  43. Simplemente espectacular, me quedo sin palabras...

    ResponderEliminar

¡¡¡ AVISO IMPORTANTE !!!
He activado la moderación de comentarios.
Tu opinión será visible tras la aprobación.
Gracias por dejar tu huella en este humilde lugar.

Related Posts with Thumbnails