Comida familiar.



Todos se sentaron a la mesa.

Mamá trajo, desde la cocina, una humeante cacerola, que despedía el aroma de un delicioso guisado de patatas con carne.

Solían comer muchas patatas, pues estaban a buen precio, pero la carne era un manjar poco habitual en aquellos tiempos.

Pero era Navidad. En esa fecha, mamá siempre conseguía el milagro.

Luis, el pequeño de la casa, contemplaba con admiración cómo su madre llenaba los platos, uno por uno, mientras los sonrientes comensales aspiraban el vaho que desprendían sus respectivas raciones.

El niño lamentó que  Bobby, su perro, desapareciera el día anterior.

Habría compartido las sobras con él.




53 comentarios:

  1. Me he quedado sin palabras...
    Me gustaría poder contar una historia como esta en pocas lineas.
    Es buenisima.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ay, monsieur, no!
    Que crueldad! Espero estar equivocada y estar pensando mal, jijiji.
    Yo preferiria ayunar aunque fuera navidad. El hambre no puede dolor tanto como eso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Humor negro y bastante cruel. Pero cuando el hambre acucia, todo puede ocurrir. Si sacia y puedes sobrevir vale.
    En la guerra cuentan que en Madrid desaparecieron todos los gatos:)
    Hay países de hecho en dónde se come todo lo que se mueve.
    Como siempre te superas...
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Laura, muchas gracias por tus palabras. Tú sabes cómo contar una historia con pocas palabras. A veces, con ninguna. Basta con mirar tus fotografías.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Madame, puede que esté usted pensando mal ...o tal vez no.
    Las palabras son las que son. Están abiertas a diferentes interpetaciones, je,je.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Katy.

    Es cierto, cuando hay hambre, cualquier cosa vale.
    También es verdad que la comida es cuestión de culturas. Lo que a nosotros nos puede repugnar, es un manjar en otros lugares y viceversa.

    Pero vamo, que a buen hambre, no hay pan duro. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Perikillo, me gustan prácticamente todas las historias que compartes. Esta me ha gustado especialmente. Me he quedado con la boca abierta con la penúltima frase. Yo ya estaba imaginando esas papas humeantes, aghhhhhh.

    Enhorabuena maestro!!! (como diría el maestro - en los ruedos - Tati)

    ResponderEliminar
  8. Joé.. joé Pedro, me asombras como siempre.
    Habría que hablar mucho sobre el acto de comerse en Navidad al perro del niño pequeño...
    ¿Crueldad?...hambre?...amor a la familia?... respeto a la tradición de buena cena en Navidad?, en fin, de todas maneras: ¡Un tanto desagradable el desenlace de tu relato! Pero hay que reconocer que en literatura cabe todo.
    Un abrazo
    v.j.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Mo.
    Es que hoy, con el diíta que nos ha hecho, unas buenas papas humeantes nos habrían arreglado el cuerpo, je,je. Eso sí, la carne de ternera o algo así. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Amigo Uvejota:

    Efectivamente, el acto de comerse al perro del niño pequeño en Navidad, puede ser catalogado de muchas formas. Amor a la familia, crueldad, hambre... pero a lo mejor no se comieron al perro del niño.
    En el relato solo está escrito que el niño echaba de menos a su perro, je,je.

    En fin, por ahí van los tiros. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bueno pues yo me quedo con el gran corazón de Luis y acordarse de Bobby para compartir con él la dicha de una buena cena y si me permites alargar la historia con tintes navideños, tras el postre se escuchó un rasca en la puerta de la casa era Bobby que volvia despues de tirarse una aventura por el barrio y feliz Luis le ofrecio su parte...

    Adoro a mi perro se llama Iker, no puedo interpretar de otra manera tu texto, me partiria el corazón.

    Muaks.

    ResponderEliminar
  12. woooow... me encanta que dejas mucho a la imaginación y mi imaginación vuelaa!!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  13. Caramba, pobre Bobby pero cuando hay hambre no caben sensibilidades.
    Besinos.
    (he visto el video de la tv y me gustó mucho)

    ResponderEliminar
  14. ...muy emotivo e intimista. Felicitaciones por esa facilidad que tienes de plasmar tantos sentimientos con pocas palabras. Me ha gustado mucho. Saludo cordial.
    Ramón

    ResponderEliminar
  15. Alalba...
    Me parece un final espléndido para la historia.
    Al fin y al cabo, en ningún momento se me había ocurrido otro a mí. ;)

    P.S.: Ráscale a Iker detrás de las orejas de mi parte.

    Muaks.

    ResponderEliminar
  16. Gracielawer, me consta que tu imaginación vuela, y mucho.

    Muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Fabia, el hambre, en ocasiones, pone una gran venda en los ojos.

    Siempre es in placer tenerte por aquí.

    Gracias por ver el video.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  18. Muchísimas gracias, Ramón.

    Un cordial saludo también para tí.

    ResponderEliminar
  19. Jo... yo no quiero interpretar que la carne humeante es Bobby. Yo apuesto toda mi fortuna a que en realidad estaban comiendo sobras de otra gente. Cosas que la gente desecha, desechamos porque se ha pasado un día la fecha de caducida, o porque se nos ha ido la mano en el Mercadona y nos encontramos con tres bandejas de carne en el frigorífico...

    No, no era Bobby. Una madre de familia que prepara amorosa papas con carne, no podría matar al perro de su niño para darle de comer... O sí...

    Ay, Dios, mi amigo, como lo haces para dejarme siempre pensativa y llena de mil sensaciones distintas. Si es que lo tuyo tiene delito :)

    Besos cálidos como esa comida familiar que dibujas, un poco puñeteramente eso sí, jaja.

    Muak, muak y requetemuak!

    ResponderEliminar
  20. Perikiyo...

    La madre que te trajo¡ me has dejado el cuerpo cortao. ayyy, el pobre perrito. Sin palabras me quedé...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola Pedro,
    Antes que todo darte las gracias por tus buenos deseos.
    Sobre la historia...una vez más felicitarte por este arte tuyo en sorprendernos.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  22. Perikiyo, esta vez te has pasado un poco: me has dejado descolocado. El relato esta muy bien construdo, pero creo que hay demasiada crueldad. Aunque estas cosas o parecidas ocurrían en tiempos no muy lejanos.
    Buen fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Cuanta emocion y cuantos sentimientos en tan pocas lineas.
    La navidad no me gusta ni un poco pero ahora menos... ja, ja, ja.
    Por cierto me acabo de dar cuenta de que mi hijo también se llama Pablo¡¡¡
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Mi querida Elena, no te preocupes. No era Bobby.

    ¿O acaso he escrito yo que era Bobby?

    Pues eso. La carne la consiguió la madre en un sorteo de la parroquia, o algo así.

    Si dices que lo mío tiene delito, seguramente tengas razón.
    De eso sabes mucho más que yo. ;)

    Un millón de besos, amiga mía.

    ResponderEliminar
  25. Félix...

    ¡Ja,ja,ja,ja! Me ha hecho gracia tu comentario.

    No te preocupes, hombre. Si no tiene por qué ser el perrito, je,je.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Eric, no tienes que agradecerme nada.
    Te deseo lo mejor, de corazón.
    Soy yo quien tiene que darte las gracias por las muchas veces que me has ayudado a ilustrar mis historias.

    Mucha suerte.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  27. Antorelo, te agradezco que elogies mi relato.
    La crueldad es muy relativa.
    Primero, porque, en ningún momento, aparece en el relato que se hayan comido al perro, aunque reconozco que hay indicios de que podrían haberlo hecho.
    Segundo, porque si la carne fuese, por ejemplo, de ternera, ¿sería menos cruel la muerte del animal?
    ¿Es que si matamos animales en serie para alimentarnos, somos menos crueles que si lo hacemos con uno en concreto?
    No sé, creo que esta historia da que pensar más de lo que yo creía.
    Imagina que la familia ha criado una gallina, para luego matarla. O un cerdo, para después hacer la clásica matanza. Seguro que eso no escandalizaría a nadie, pero, ¿sería menos cruel?

    Me parece que esta historia da que pensar más de lo que yo imaginaba.

    Habrá que meditar sobre el asunto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Flores ¿no te gusta la Navidad? A mí me encanta. Me gustan las reuniones y cenas en las que se produce el reencuentro con toda la familia, o la cara de mis hijos cuando reciben sus regalos.

    Y mira por dónde, tenemos un tocayo, je,je.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Negrevernis, no sufras. La madre de Luis era una excelente cocinera. ;)

    ResponderEliminar
  30. Quizá Bobby pudo escapar y no le quedaron ganas de sobras, también. En fin, macabramente divertido ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. ahhhhhh!!!!!!!!!!!! pobre perro!!!!!!!!!!!!!!!!!!! :(

    eso sí, el micro muy bueno!

    pero pobre perro!!!

    ResponderEliminar
  32. Sin palabras. Me lo imaginé todo, en cualquier momento te hago un dibujito del momento :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  33. Hola, Sara.

    Que no, mujer, que al perro no le pasó nada... o sí. ;)

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  34. Explorador...

    Es una posibilidad. ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Akanesita, me gustaría ver ese dibujo. ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Ay madre, mira que comerse al perro.
    Nos parece algo terrible, pero es porque nunca hemos tenido hambre, lo que se dice hambre
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  37. Hola.

    Soy el webmaster de
    Publizida BLOGS es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's


    Si te interesa puedes darte de alta
    ALTA DIRECTORIO DE BLOGS


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Ay Dios mío! Milagros de Navidad eran los de antes!
    Besos, buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  39. Hola Perikiyo tienes un regalito en mi blog de Pasitos Cortos, puedes recogerlo si te apetece con toda libertad
    http://katy-pasitoscortos.blogspot.com/2010/11/dos-regalitos-y-uno-repe.html
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  40. Es muy bonito. Breve pero intenso.

    Un beso y que comiences bien la semana, Perikiyo!

    ResponderEliminar
  41. Mi madre cuenta que en aquellos duros años de posguerra desaparecian perros y gatos; ahora nos parece una atrocidad pero cuando hay hambre... te comes lo que pillas.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Hola, Nela.

    Tienes razón. El punto de vista de una persona cambia, con total seguridad, según las circunstancias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  43. Nicol, me daré una vuelta por ese directorio de blogs.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  44. Cris, qué bueno verte por aquí.
    Si que eran milagros, ¿verdad? ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  45. Katy, me pasaré por Pasitos Cortos a recoger ese regalo.
    Gracias, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  46. ¡Hola, Carpe!

    Muchas gracias por tus buenos deseos y por tu visita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Es cierto, Ceferina.

    A buen hambre, no hay pan duro, ni perro que se le resista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Un rebote desde los dominios de Katy me ha traído hasta aquí y me ha encantado. Me gustan los relatos abiertos, los que cada lector concluye.

    ResponderEliminar
  49. Hermosa escena, cálida, tierna y, al final, con una pequeña lágrima que nos deja pensando.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  50. Vamos que el niño también comía las sobras.

    ResponderEliminar
  51. Hola, Francisco.
    Me alegro de que te haya gustado.
    Es un placer haber recibido tu visita.

    Bienvenido a Barataria.

    ResponderEliminar
  52. Oscar, la verdad es que, según parece, lo que se comió el niño fue el perro. Pero vamos, tampoco se explica claramente. ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡¡¡ AVISO IMPORTANTE !!!
He activado la moderación de comentarios.
Tu opinión será visible tras la aprobación.
Gracias por dejar tu huella en este humilde lugar.

Related Posts with Thumbnails