Psicoanálisis.





El paciente atravesó la puerta de la consulta con paso lento, colgó su sombrero y su abrigo en el perchero y se tumbó en el diván.
Me temblaban las manos y sudaba sin parar. Nunca había tratado a alguien así.
Tragué saliva, respiré hondo y traté de actuar con la mayor naturalidad posible.
     Y bien, comencé a hablar, casi sin voz ¿en qué puedo ayudarle?
     Ya no soy el que era, doctor. Su voz sonó rotunda, pero inofensiva, como un trueno lejano.Durante mucho tiempo, tuve mucho poder. Tenía comprados a muchos policías, políticos, jueces, militares, hombres de negocios... gente importante. Todos me temían. Tenía el mundo en mis manos. Hasta los niños tenían pesadillas, si les hablaban de mí. Mi maldad me hizo temido y respetado al mismo tiempo.
     ¿Eso ya no es así? pregunté, tras un silencio prudencial.
     No, doctor,se lamentó, las cosas no son como antes. Si sale usted a la calle, podrá encontrar, en cada esquina, más maldad de la que yo pueda administrar.  Nómbreme en cualquier sitio y verá cómo se ríen de usted. Muy pocos me temen ya. Para alguien como yo, no ser temido es, casi, como no existir. ¿De qué me sirve llevar la vida que llevo, si nadie me tiene miedo?. En fin, doctor. No le quiero aburrir. Sé que no puede solucionar mi problema y creo que no ha sido una buena idea venir, pero me ha venido bien desahogarme un poco. Además, seguro que me recupero. Esto es sólo un bache.
Se levantó, caminó lentamente hacia el perchero y volvió a ponerse el abrigo y el sombrero.
     Gracias por escucharme, doctor. Me dio la espalda y siguió hablando,  mientras caminaba hacia la puerta Aún me queda algo de lo que fui, de modo que, si alguna vez necesita un favor, no dude en avisarme.

Cuando abandonó la consulta, cogí mi pañuelo y, con las manos aún temblorosas, me sequé el sudor de la cara.
A pesar del frío, mantuve las ventanas abiertas durante todo el día. No podía soportar el fuerte olor a azufre.



55 comentarios:

  1. Uno cosecha lo que siembra... incluso "alguien" como eso.

    Genial relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo como de costumbre. Al principio creí que era Dios por un momento. Ya que en el pasado la gente creía en el por miedo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Genial! Tus relatos me llevan embebido hasta el final sin poder levantar la vista, para rematarlos con un escorzo que deja un gran regusto. ¡Bravo!
    Ya que nos hemos enlazado mutuamente,¡vengas esos brazos; estos son los míos!

    ResponderEliminar
  4. fabuloso me tuviste enganchada hasta el final , un besin de esta asturiana y muchisimas gracias por escribir como escribes y mantenernos en suspenso hasta el final.

    ResponderEliminar
  5. Hola, he llegado a tu blog dando un paseo por el jardín de "Flores", por lo tanto esta mañana tengo que agradeceros a los dos este descubrimiento. Llevo un rato saltando de un relato a otro sin poder parar. Me han parecido interesantísimos, en la línea de los "microrrelatos", y con un desenlace siempre sorprendente. Un millón de gracias por este fantástico rato. Te recomiendo un paseíto por el blog de Guribundis, creo podría gustarte.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  6. jijiji, si no fuera por ese desagradable olor a veces sería casi agradable, verdad?
    Pero qué razon tiene el pobre diablo: se ha quedado chiquito. Sus discipulos lo han superado, y son tantos que invaden la tierra.

    Feliz fin de semana,monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Es cierto, Gracielawer. Después de sembrar todo lo que sembró, no se podía esperar otra cosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nacho.

    Pues no, no es Dios. No es bueno creer en nada ni en nadie por miedo.

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Francisco.

    Un fuerte abrazo virtual.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, OZNA OZNA.

    ¿Sabes una cosa? no he conocido a ninguna asturiana mala. ¿Por qué me caeréis tan bien las de aquellos lares? Debe ser que allí hay buena agua, buena comida, buena gente, o todo junto.

    Es un placer recibirte en Barataria.

    ResponderEliminar
  11. Hola, "Anónimo".
    Muchas gracias por pasear de relato en relato.
    Para mí es todo un elogio.

    En cuanto al blog de guribundis, intentaré encontrarlo. Creo que no será difícil, a pesar de que no me has dejado ningún enlace.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Madame, no sé si resulta agradable, pero un poco de pena sí que da, el pobre.
    Es cierto que, en comparación con algunos, el diablo puede parecer un angelito.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  13. Perikiyo, el relato te atrapa desde el principio, a medida que lo lees te va sugiriendo una historia y, al final, le das un giro y creas un desenlace sorprendente. Ya sabes que me encantan tus relatos: cómo los planteas, los desarrollas y los terminas. Estos relatos breves son muy difícil de construir porque en poco espacio tienes que desarrollar una historia completa e intentar atrapar al lector. Y esto lo haces tú con maestría.
    Respecto a tu comentario en tijerasdepapel, te diré que a lo que tú planteas lo llamo yo envejecer con dignidad, algo en lo que estoy de acuerdo contigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola,
    En cuanto al enlace de Guribundis que veo por ahí desde mi blog puedes acceder...
    En cuanto al relato das una patada al suelo y salen mil cab... y mil hijo... peores que el del psicoanalisis no me extraña y esté de bajón, de todas formas podía haber cambiado de colonia, a Azufre nada menos... je, je, je.
    No hay forma de esperarse el desenlace, te lo esperas inesperado y siempre es mas...
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Por desgracia a este pobre diablo lo superan otros más gordos.
    Hay que leerte de un tirón para llega al desenlace:)
    Un beso y que tengas buen puente.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Antorelo.

    Gracias por tus palabras.
    En cuanto a "Tijeras de papel", me alegro de que estemos de acuerdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Flores, es cierto. Es más, ni siquiera hace falta dar una patada en el suelo, je,je.

    Respecto a Guribundis, estaré pendiente. No parece tener mala pinta.
    Muchas gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Laura.

    Realmente, éste es un diablo venido a menos.

    Buen fin de semana para tí también.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Alucinando! Créeme que pensé en cualquier persona menos en esa!. Increíble tu relato.

    Claro está que, de la maldad solo maldad se cosecha, y lo peor es lo rápido que se expande.

    Saludos =)

    ResponderEliminar
  20. Perikiyo...

    Y es que el demonio está en el interior del ser humano. Basta mirar en cada esquina, en cada imágen que nos muestran, en cuanta traición y rencor..., que ni siquiera el mismísimo Diablo, ese personaje inventado por la Iglesia Católica es capaz de igualar. Reflexivo y como siempre genial relato, amigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me gustan tus escritos. Pasaré por ésta página para disfrutar un poco. Beso

    ResponderEliminar
  22. Hola, Akanesita.

    Tal vez deba reciclarse y volverse bueno. Seguro que así, tendría menos competencia. ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Gracias, Félix.

    Tal vez, seamos malos por naturaleza, aunque el entorno nos puede volver buenos, ...o viceversa ...no sé. Me voy a pensar un rato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Pues sí, querido amigo.

    Parece que el formidable, grandilocuente, malo malísimo diablo-lucifer-demonio se ha quedado corto al lado de tanta escoria que nos rodea.

    Qué bonito como siempre el relato... aunque que sepas que yo creía que estabas hablando de Mouriño, jijiji (que no se me ofenda ningún madridista, entre ellos tú, eh?)

    Besazos mil y feliz descanso de puente. Yo ando tan acatarrada que me temo que más que puente esto se me va a quedar en un humilde acueducto, o algo. Jo :)

    ResponderEliminar
  25. ...excelente¡¡..se disfruta desde su inicio y finaliza con un estupendo sabor. Muy reflexivo. Un placer leerte Perikiyo. Saludos
    Ramón

    ResponderEliminar
  26. Paso por tu blog y me encuentro con relatos cortos que me gusta leer.
    Seguiré visitándote.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Hola.

    Soy el webmaster de
    Publizida BLOGS es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's


    Si te interesa puedes darte de alta
    ALTA DIRECTORIO DE BLOGS


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Ay, Elena... Mouriño es mucho más perverso que el diablo, ...dónde va a parar, je,je. Aunque tú, a veces, no te quedas atrás, ¿eh? ;)

    No te preocupes. Soy madridista, pero el fútbol no me quita el sueño.

    Siento mucho que estés pachucha. Date una buena dosis de leche con miel, calorcito y descanso.

    Mil besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  29. Teresa, muchísimas gracias.

    Tienes las puertas de Barataria abiertas de par en par.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Hola, Ramón.

    Gracias por tus palabras.
    Que pases un buen puente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Marinela, será un placer recibir las visitas de una artista como tú.
    Me gustan tus pinturas. Te envidio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Hubiera jurado a la tercera línea que hablabas del hombre del saco... ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hay un dicho en mo tierra que dice "No pintes al diablo en las paredes que aparece"
    Como siempre genial tu relato entrevelado y con un final insopechado:)
    Indudablemente que El diablo vende, y resulta tentador meterse el mundo de las sombras, aunque a mi no me apetece saber nada de él.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Negrevernis, entonces casi me has pillado. ;)
    Por ahí hay quien ha dicho que se trataba de Mouriño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Katy.

    Pues hay quien dice que hay que tener amigos, hasta en el infierno.

    Bueno, mejor no saber nada de él. No son buenas las malas compañías.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Un relato profundo, inquietante.
    un placer pasar por tu casa.
    que tengas una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. PERIKIYO, eres un fenómeno. Magnífico relato de intriga con final sorprendente. Hacía tiempo que no te visitaba, pero ya normalizo las visitas a los amigos. Un besazo.

    ResponderEliminar
  38. Ni siquiera tú, Perikiyo, te has dado cuenta de que el psicoanalista es Dios.

    Ya nos dijo Saramago que el poderío de cada Demonio mengua en la medida en que mengua el poder del Dios del que es Contrario. Esa metáfora me gustó (está en "Evangelio según Jesucristo"). Cuanto menos Dios, menos diablo, cuando más diablo, más Dios: porque, al parecer, uno y otro se necesitan. No me digas que no es para un psicoanálisis...

    Enhorabuena por tus relatos.

    ResponderEliminar
  39. Será que los discipulos superaron al maestro? Da escalofríos pensarlo. Excelente relato, besos!

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, Ricardo.
    Es un placer recibirte en Barataria.

    Vuelve cuando quieras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Hola, Meg.

    Me alegra verte por aquí. Es cierto que ya hacía tiempo que no dejabas tu impronta en Barataria.

    Siempre es un placer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Hola, Miguel de Esponera.

    Yo no tengo que darme cuenta de nada. Sé muy bien lo que he escrito. Este relato, como todos los que aparecen en mi blog, lo he parido yo, no Saramago. Eres muy libre de dar la interpretación que estimes oportuna. De hecho, una buena parte de mis escritos, están abiertos a muchas posibilidades de interpretación que pueden variar, dependiendo del lector.
    "Evangelio según Jesucristo", debería haberse titulado "Evangelio según Saramago", pero ese es, al fin y al cabo, mi punto de vista y no tiene por qué coincidir con el de nadie más.
    Si, según tú, -o mejor, según Saramago- Dios y el Diablo tienen sus fuerzas equilibradas, en tanto en cuanto se necesitan mutuamente para subsistir, no creo que uno de ellos temblase o sintiese miedo al hablar con el otro.

    Agradezco enormemente tu visita, tu comentario y tu elogio.

    Considérate, siempre, bienvenido a Barataria.

    ResponderEliminar
  43. Hola, Cris.

    Es posible, amiga. Es posible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  44. ¡¡Aaaaaay lagarto,lagarto niño!!
    Ya lo digo en mi blog, todos recogemos lo que sembramos, y me parece a mi que este no sembró nada bueno...

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  45. Perikiyo, ni suscribo personalmente la teoría del diablo de Saramago (que es pura literatura, y no teología), ni te reproché no darte cuenta de algo. ¡No faltaba más! Lo que pretendía era "sic et simpliciter" acusar recibo de tu buen relato, prolongando el juego.

    ResponderEliminar
  46. Ceferina, es cierto que lo dices en tu blog. Justo debajo del cuadro de seguidores. ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. Miguel, no me lo había tomado como un reproche. Simplemente expreso que, quien tiene o no que darse cuenta de algo, es el lector que tenga a bien asomarse por aquí, dando rienda suelta a su imaginación y su criterio.

    De nuevo, muchas gracias por venir.

    ResponderEliminar
  48. Jajajajajajajjaj pobre Diablo, ya nadie lo necesita. Desde que vivimos en la época de la banalidad del mal (hasta eso lo hemos trivializado) no hace falta ser nadie para poder saber sobre el mal. Basta la ignorancia, la estúpida crueldad, el abuso.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  49. Te deseo unas felices fiestas con los tuyos y que el año 2011 sea muy bueno para tí.
    Un beso.Laura

    ResponderEliminar
  50. Hola!!
    Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio y está genial,
    me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

    Éxitos con tu blog.
    Un Saludo
    Melannie.

    ResponderEliminar
  51. Gracias por la felecitación. También yo deseo lo mejor para ti y para los tuyos en estos días y en el nuevo año.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  52. Hola PeriKiyo, Vengo a desearte unas felices fiestas y que el año nuevo venga lleno salud y felicidad para tí y los tuyos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Vengo a dejarte un fuerte abrazo y mis mejores deseos de amor y prosperidad para vos y los tuyos, ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar

¡¡¡ AVISO IMPORTANTE !!!
He activado la moderación de comentarios.
Tu opinión será visible tras la aprobación.
Gracias por dejar tu huella en este humilde lugar.

Related Posts with Thumbnails