La muñeca.



Cuando cruzaron el pueblo, el soldado Carpenter iba asomado por la escotilla superior de su carro de combate.
Vio unos niños jugando a las canicas, para los que un convoy de guerra no suponía ya una novedad.
Tan solo una niña, que abrazaba cariñosamente a una desharrapada muñeca, levantó el brazo para saludar a Carpenter.
Pasados dos días, obligados a retroceder por un cambio de estrategia, volvieron a cruzar aquel pueblo, ya convertido en escombros.
Carpenter detuvo su vehículo unos instantes, se asomó por la escotilla superior y observó cómo un perro mordisqueaba una muñeca manchada de sangre.




27 comentarios:

  1. Es la cruel realidad de muchos países en guerra :(

    ResponderEliminar
  2. Seco como una tormenta de arena...pero con tu permiso, me acojo a la esperanza, aunque sea difícil de aguantar. Esa niña ha tenido miedo y ha estado en peligro, nunca volverá a saludar soldados...pero pervive.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Perikiyo!! Muy bueno amigo. Lo terrible es que pasa en la realidad.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  4. Eso trae la guerra: muerte y desolación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Oscar.

    No entiendo tu primer comentario. En cuanto al segundo, la guerra es, efectivamente, una cruel realidad que, a pesar del paso de los siglos, sigue presente. Parece que no hemos evolucionado tanto como creemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Explorador, haces bien. La esperanza no se debe perder. Por encima de los errores que cometemos los seres humanos, siempre puede haber un rayito de esperanza.
    Existe la posibilidad de que la niña viva, claro que sí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Negrevernis, puede que me haya pasado, ¿verdad?.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Gabriela. La realidad es incluso peor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Antorelo.

    Efectivamente, eso trae la guerra.
    Eso y mucho más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Un relato tan doloroso como real. Y ojalá la guerras fuesen igual de breves que esta historia.

    Saludos perikiyo, aqui sigo a pesar de las ausencias ;)

    ResponderEliminar
  11. Qué horror, pero así son las cosas, y ese es el destino cada día de miles de niños en todo el mundo. Nunca pensaremos suficiente en ello. Si lo hicieramos, seríamos capaces de detener la locura de la guerra.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. ¡Tristísimos efectos colaterales! ¿Serán contabilizados como víctimas?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Quede en shock. Es tan real y tan doloroso :(

    Un abrazo amigo. Amo la fuerte verdad en tus cortos y excelentes escritos

    ResponderEliminar
  14. Gracielawer, me alegro muchísimo de que sigas ahí, a pesar de las ausencias. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Madame, hace usted una reflexión muy acertada y sensata. Es cierto que nunca pensaremos lo suficiente en ello.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  16. Francisco, creo que sí serán contabilizados como víctimas. Mueran o no, son víctimas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Akanesita, creo que por eso es tan doloroso, por que es real. Tristemente real.

    Muchas gracias, amiga.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hello Pals,
    Just joined the gang. Hope to have good time here.

    luv
    Riya

    ResponderEliminar
  19. Un saludito cariñoso antes de seguir trotando. He querido aprovechar este ratito para conectarme desde el hotel, para recordarte que hecho de menos a los amigos.
    Un beso y hasta mi vuelta
    P.D. Nada alentador y muy triste tu post.

    ResponderEliminar
  20. que tal..! pasaba a saludarte
    y a invitarte a pasar por mi blog..
    he subido un texto nuevo..
    te dejo un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  21. Hola Perikiyo!! Vine a saludarte y a decirte que tengo un regalito en mi blog. Si lo quieres está esperándote.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  22. Me hacen falta sus escritos amigo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Terrible y crudo tu relato, desgraciadamente tan real que duele el alma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Solo la palabra guerra,es horrible, por todo el dolor y destrucción que conlleva.
    Tu relato es corto y profundo, en pocas palabras nos has descrito lo que es una guerra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Qué crudo relato, Perikiyo, y qué lamentable que sea tan real. Asusta.

    ResponderEliminar

¡¡¡ AVISO IMPORTANTE !!!
He activado la moderación de comentarios.
Tu opinión será visible tras la aprobación.
Gracias por dejar tu huella en este humilde lugar.

Related Posts with Thumbnails